Loading…

Carrito (0) 0,00

¡Ey! Tu cesta está vacía

Comenzar

Let’s celebrate and embrace individuality

Manifiesto Tracatá

Tracatá es mujer. Tracatá es un proyecto que nace y sale adelante por una mujer, sin más recursos que los suyos propios. Tracatá es fuerza, es coraje, valentía, ilusión, son sueños y mucha pasión. Es una comunidad creada de mujer a mujer, donde se busca, se apoya y trabaja por el empoderamiento de la mujer en todas sus facetas, donde todas sois bienvenidas, y donde juntas somos mejores.
Tracatá soy yo, eres tú, y espero, seamos todas.

¡Os espero! #TracataSquad

Step on the color!

"Trato de aplicar colores como palabras que forman poemas, como notas que forman música" – Joan Miró.

El color es actitud, es un vehículo de expresión, una manera de ser y de influir directamente en el alma. El color nos permite reinventarnos cada día más allá de los patrones definidos por la estacionalidad, nos permite hablar sin decir nada, nos permite exprimir y demostrar las emociones más profundas, y por supuesto, la mejor y la más real versión de nosotras mismas.

The new Spanish design

Ver zapatos

Artesanía es arte

Cada zapato está elaborado de forma artesanal, cuidando cada detalle y haciéndolo único.

Tracatá nace bajo el lema ‘Quality over quantity’, fabricando a mano cada par, en pequeñas tiradas, mimando cada colección, despacio y a fuego lento.

Gracias a los talleres con los que nos asociamos, compuestos de artesanos con un talento incuestionable y con unos recursos incomparables a la industria del fast-fashion, conseguimos crear cada par como si de una obra de arte se tratara. El proceso por el que pasan está lleno de colores, de texturas, de olores que desprenden las pieles, y por supuesto, de la sonrisa de quienes lo elaboran.

Break the stereotypes!

Cuando fusionas artesanía, pasión y color surgen proyectos como este. Decía Claude Monet que el color era su obsesión diaria, su alegría y su tormento. Y lo mismo nos pasa en Tracatá, donde moda y vida, siempre de la mano, solo se entienden a través de un prisma de color.

Tenemos claro que el color nunca estuvo reñido con el invierno, que los días grises hay que vestirlos, y que todo es cuestión de actitud y no de clima.